De cómo ETA entró en mis recuerdos.

Hoy puede que haya empezado un nuevo futuro para nuestro país, y digo que puede que haya empezado porque no creo que el camino que se nos abre por delante esté exento de complicaciones.
Uno de los primeros pensamientos que me han venido a la cabeza al enterarme del anuncio de ETA en el que afirma abandonar las armas, es que posiblemente para mis hijos en el futuro las siglas de la banda terrorista no sean más que eso, unas siglas, mientras que para mi generación han sido sinónimo de terror. Y parece que no ha sido un pensamiento muy original, puesto que lo he escuchado repetido por otras personas a lo largo de la tarde. Y es entonces cuando he empezado a pensar cuál era el primer recuerdo que mi mente tenía de ETA. Y la respuesta ha sido automática: aquel día en el que mi madre me rogaba preocupada que no le pegase patadas a las bolsas que me pudiese encontrar por la calle. El recuerdo estaba difuminado por el paso del tiempo, he tenido que buscar en Internet para obtener datos precisos, pero recordaba claramente que ese día un niño le pegó una patada a una bolsa y aquello le costó la vida. Ahora ya sé que se trataba de José María Piris Carballo, que con 13 años perdió la vida al patear una bolsa que contenía explosivos destinados a matar a un guardia civil. Era el 29 de marzo de 1980, yo tenía 7 años. Después vino el caso de Irene Villa y otros muchos. Y en nuestra memoria el terror iba dejando marcas imborrables.
Hoy comienza un camino en el que se van a tener que tomar decisiones delicadas y, en ocasiones desagradables. Hoy también hemos visto el linchamiento de Gadafi. Al ver las imágenes uno no puede evitar pensar, en primera instancia, que se lo tenía bien merecido el tipo. Pero cuando te paras a pensar, te das cuenta de que ese no es el modo de pasar página para seguir escribiendo la historia. Creo que eso debemos tenerlo también en cuenta nosotros en el proceso que vamos a afrontar. Tendremos que buscar la manera de integrar en nuestra sociedad a unos individuos que han sembrado nuestra memoria de recuerdos terroríficos, y para ello tendremos tragar saliva y saber tomar decisiones acertadas.

~ por Orts en 20 octubre 2011.

Una respuesta to “De cómo ETA entró en mis recuerdos.”

  1. Todos tus comentarios los suscribo al 100%. Pero, desgraciadamente, la Historia se escribe, en la mayoría de los casos, con la sangre de la violencia desmedida. Esperemos que no vuelva a ocurrir nada de esto nunca más y que de una vez por todas todos aprendamos la lección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: