Definición de Euforia.

Tengo la gran suerte de tener un trabajo que, de vez en cuando, me regala momentos mágicos.

A inicio de curso, antes de que el invierno nos invitase a refugiarnos en el calor de nuestra clases, planificamos una actividad, el Porompompero, cuyo objetivo era conseguir fabricar pompas de jabón gigantes.

De entrada puede parecer fácil, pero el resultado fue desastroso.  Nuestra pócima mágica de fabricar pompas, fruto de nuestra investigación resultó ser un fracaso.

Pero después del invierno, el patio se hace acogedor, cordial, lúdico… Y había que volver  a intentarlo.

Pero esta vez, antes de llevar a cabo la experiencia, decidimos hacer una prueba. Y, como somos valientes, pensamos que era mejor hacer partícipes a los críos de todo el proceso.

Al principio la cosa pintaba mal. No había pompas. Unos retoques por aquí, otros por allá y…… ¡la primera pompa! Este es el momento que recoge el video.

Vosotros os preguntaréis cómo es posible que una insignificante pompa (eso sí, bastante gordita) desate en los niños y niñas tal euforia. Pus porque nos supuso un esfuerzo. Y con ella vencimos al fracaso.

~ por Orts en 3 junio 2010.

3 comentarios to “Definición de Euforia.”

  1. No hay cosa mas bonita que la sonrisa de un niño ,si va envuelta en una pompa de jabón , mejor , sólo hace falta que muchos docentes quieran hacer mas pompas de jabón o de ilusión, todas valen

    un abrazo Fran y mucha suerte

    ángel ávila

  2. Efectivamente, después de intentarlo, con fuerza mental se consiguen muchas pompas, frágiles pero bellas.

    También la ciencia, como decía Tonucci el otro día es bella, y la escuela que hace estas cosas también lo es.

    Hace unos días, vi no sé dónde una ilustre matemática andaluza que estaba empeñada en estudiar las tensiones y ecuaciones que regulaban una pompa de jabón. Seguro que tendrá la misma euforia que esos niños al comprobar su teorema.

    Un abrazo Orts.

  3. Mira que si es eso lo que andamos buscando… Una gran pompa de ilusión que vaya creciendo y con ella nuestro entusiasmo. El problema, dirán los “aguafiestas”, es que tarde o temprano explotará y se desvanecerá.

    Pues yo digo que mientras la veamos crecer, todo será posible. Incluso mantenerla viva en la mirada de un/a niño/a. Mucho más si está creada con esfuerzo, conocimiento, alegría y emoción. Esa es la pompa, perdón, escuela que yo quiero.

    Gracias compi, por contagiarnos. Ayer nos acordamos de ti. El mensaje de Tonucci fue otra gran pompa de ilusión y entusiasmo por una escuela rodeada de niños y niñas donde los pupitres florecen.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: